Gastronomía y Eventos

image

En esto de las invitaciones para una boda la cosa ha ido cambiando considerablemente en los últimos años. Cada vez es más difícil ver las invitaciones clásicas y formales en las que los padres de los novios invitaban a la boda de sus hijos. Ahora se busca la originalidad, a veces extrema. Las invitaciones han pasado de ser un mero trámite a reflejar la personalidad de los novios. Las podemos ver de mil formas y colores.

Es muy importante ser original, intentando, por supuesto, no caer en excesos innecesarios. A veces menos es más. Podemos elegir unas invitaciones que reflejen nuestra forma de ser sin ser ostentosos y olvidándonos del mal gusto. Si se trata de una pareja divertida, que evita el clasicismo está genial arriesgar y demostrar cómo será el futuro enlace.

image

Las tendencias para las invitaciones de boda han cambiado considerablemente. Ahora es muy común ver en ellas colores vivos que, cada vez están más lejos de los típicos tonos neutros que tradicionalmente se han usado para este fin. O, incluso, vemos invitaciones en otros formatos. En cajitas, simulando un carrete de fotos, en globos, etc.

image

Toda invitación a una boda que se precie debe incluir unos datos importantes. La fecha y hora del enlace y el lugar de celebración. También es primordial que se incluyan los datos de contacto dónde poder confirmar la asistencia al enlace. Esta información es la estrictamente necesaria, pero se pueden añadir datos extras de localización, lista de bodas, etiqueta requerida, ... Si nuestra boda será en un lugar de difícil localización sería estupendo añadir un mapa que indique a nuestros invitados cómo llegar.

Lo realmente importante a la hora de elegir la invitación para nuestra boda es ser uno mismo y no caer en un exceso innecesario. La invitación será la antesala de lo que va a ser nuestro enlace.

 

Dejar un comentario